Skip to main
En foco
Jueves 9 de junio de 2016

En foco

Mercedes por Juan Carlos

Mi hermana Mercedes es una obra importante en la escasa retratística que se conserva de Juan Carlos Figari Castro (Montevideo, 1893 - París, 1927), hijo y colaborador de Pedro.

Por un lado, demuestra las precoces dotes del joven Juan Carlos como dibujante y fino observador, quien consigue con pocos recursos captar la personalidad de su hermana Mercedes Figari Castro (Montevideo 1892 - 1918).
 
Por otro lado, es un testimonio relevante en la dinámica familiar ya que Mercedes fallece de tuberculosis al poco tiempo de realizado este retrato y el trágico desenlace influiría en los acontecimientos inmediatos. Por esa época el Plan de Reforma de la Enseñanza Industrial impulsado por Pedro Figari como director de la Escuela de Artes y Oficios era desaprobado, precipitando su renuncia a toda actividad pública. Eran tiempos de hondas crisis familiares, marcados, además, por el alejamiento del hogar de María de Castro, esposa de Pedro Figari.
 
Todo empuja a Figari a partir para Buenos Aires en 1921 en busca de nuevos horizontes para su arte. Lo acompaña Juan Carlos y juntos exponen por primera vez en la Galería Müller, cuando Pedro tenía sesenta años de edad y Juan Carlos veintiocho.

Pastel sobre cartón, 61 x 36 cm c. 1915. Hacia 1915-18.
Juan Carlos Figari Castro. Mi hermana Mercedes.  Pastel sobre cartón, 61 x 36 cm. Hacia 1915-18. Donación particular. Museo Figari. Foto Pablo Bielli

 
En Mi hermana Mercedes Juan Carlos maneja una paleta de tonos fríos (blanco, verde oliva, azul y negro), trazos rápidos y abocetados. La cabeza inclinada de Mercedes (a quien su padre llamaba “la humilde”) y la mirada baja, otorgan a la figura una aire melancólico. En puntas de pie, pareciera a punto de elevarse del suelo y flotar, tal la liviandad de la frágil y recatada figura.
 
La obra se exhibe en el primer piso del museo junto con  otros documentos valiosos, como la partida de nacimiento de Mercedes, cartas de Juan Carlos, poesías de Delia (hermana del retratista y de la retratada), que evocan a la “quinta hermana... seria y estudiosa… que tenía una dulzura especial”.
 
La pieza, un pastel sobre papel, es una generosa donación de Laboratorio Fertilab al acervo del Museo Figari. Ha sido especialmente restaurada para la ocasión por Alicia Barreto y las intervenciones realizadas se detallan en imágenes fotográficas al costado del original.



detalle de la obra

 
Dirección Nacional de Cultura