El Museo Figari abrió sus puertas el 22 de febrero de 2010 y fue creado por ley en enero de 2011 (Ley Nº 18.719, artículo 535).

Abogado, periodista, pedagogo, político, filósofo, poeta, pintor. Pedro Figari fue muchos hombres en uno.

En todas las ramas del conocimiento en las que desplegó su incansable y minuciosa imaginación, cosechó triunfos y pesares.

En todas ellas dio duras batallas para mantenerse fiel a sus ideales humanistas, llegando a ser decisiva su participación en la ley abolicionista de la pena de muerte y en la creación de una escuela de arte dedicada a formar obreros-artistas, por citar dos ejemplos relevantes.

Hoy el Museo Figari se propone pensar a Figari y desde Figari la realidad actual de nuestra cultura, y ello significa abrir ventanas a un espacio de investigación y de debate, de confrontación de ideas y proyectos a futuro.

Pensar el museo de la misma manera que el propio Figari se situó ante sus cartones: abierto a la innovación y a la diversidad, enraizado en la memoria y en la sustancia anímica de su pueblo.

Don Pedro Figari sustentó una visión amplia y fecunda de la historia. En sus pinturas dio cobijo a los humildes y a los desplazados. Reivindicó el humor, construyó una utopía posible fundada en el placer del trabajo, en el conocimiento del hombre y la naturaleza.

En sus múltiples saberes y en la variedad de sus aspiraciones se puede atisbar la riqueza del entramado cultural a ser promovido y explorado por una institución que lleva su nombre.

Miércoles 11 de Mayo de 2011
Ministerio de Educación y Cultura
Dirección Nacional de Cultura